22/07/2016 - 00:Jul

Crónica del campus de tecnología creativa de verano 2016 - Semana 1

En el campus de tecnología creativa para niños de Crearium Kids, aprendemos cosas alucinantes, pero sobretodo, nos lo pasamos genial compartiendo experiencias. En la primera semana del campus de verano hemos hecho actividades de arquitectura, realidad aumentada, electricidad, electrónica y Photoshop, siempre fomentando la creatividad y el trabajo en equipo.

Cada semana de campus es distinta, por lo que aunque algunos de los peques repitan varias semanas, siempre aprendemos cosas nuevas. En esta primera semana del campus de verano, hemos hecho diferentes actividades relacionadas con la tecnología, y sobretodo, la creatividad, dos pilares fundamentales en todos nuestros talleres y campus con los peques.

REALIDAD AUMENTADA, una pequeña actividad para empezar el día

Como ya es habitual, mientras van llegando todos los peques, hacemos la espera más amena con una actividad de realidad aumentada. Sí, sí, realidad aumentada. ¿Qué es eso? Nos referimos a superponer algo virtual, creado en 3D, en el mundo real. Pintamos diferentes dibujos para luego sorprendernos cuando cobran vida en la pantalla. La magia ocurre gracias a una aplicación de origen aragonés llamada Chromville y otra aplicación llamada Quiver, que podéis descargar en todas vuestras tablets y seguir aprendiendo en casa. Hay dibujos creativos, pequeños juegos y también actividades educativas.

Siempre es una sorpresa lo que ocurre con cada uno de nuestros dibujos y ¡es muy emocionante! Después de pintar cada dibujo como más nos gusta, lo capturamos desde la aplicación y vemos el resultado en la tablet. ¡Incluso podemos posar junto a ellos!

Empezar los talleres de tecnología con esta actividad mientras llegamos todos, siempre nos encanta.

ARQUITECTURA: Conociendo casas del mundo

Comenzamos la semana imaginando una casa. Lo primero que nos llega a la mente, es un rectángulo y un triángulo, ¿verdad? Pues en esta actividad hemos aprendido que en otras partes del mundo, los niños imaginan una casa de forma diferente según dónde vivan. Hemos viajado por todo el planeta conociendo diferentes tipos de casas y refugios: Mongolia, Turquía, Samoa, Estados Unidos, Noruega, Indonesia, Tailandia, Filipinas... Hemos visto que según el modo de vida, el clima, los recursos naturales, etc., las casas son de una u otra manera, para adaptarse a cada lugar y cultura. 

Después, hemos visto algunas casas raras y divertidas que se han construido por todo el mundo, para que nos sirvan de inspiración y para que descubramos la parte más creativa de la arquitectura. AQUÍ podéis ver la presentación con todas las casas y edificios que hemos visto. Algunos de ellos nos han encantado.

Con toda esta información... ¡llegó la hora de crear! La actividad principal, tras tantas ideas, era construir la maqueta de nuestra propia casa ideal. Los materiales a utilizar eran cartones, papeles y todo tipo de material reciclado. Eso sí, el ingrediente principal e imprescindible lo traían ellos mismos: la creatividad. Teníamos libertad total para imaginar y plasmar nuestras ideas en cada casa, que más tarde formarían nuestra pequeña ciudad:

¿El resultado? un tipi indio, una gran pantalla en un tejado, un edificio robot con campo de fútbol en la azotea, una gran casa rodeada de hiedra, una construcción típica de Samoa, una casa al aire libre con sótano secreto, hamacas entre palmeras, piscinas... ¡Qué pequeños grandes artistas! 

El taller de arquitectura nos llevó varios días de campus, ya que íbamos añadiendo tareas. Después de construir nuestra casa, formamos una pequeña ciudad en la que todos participamos poniendo en común qué equipamientos nos gustaría tener en nuestro entorno más cercano y cómo nos gustaría que fuesen nuestras calles y barrios. No hay nada como dejar participar a los niños en este tipo de procesos; las ideas que salen de este ejercicio de participación ciudadana son increíbles.

Acabamos nuestras casas, las colocamos en nuestra calle y plasmamos los equipamientos sobre el suelo, como ideas, para no pasarnos toda la semana con esta actividad (aunque valdría la pena profundizar).

ELECTRICIDAD con tinta conductora

En la siguiente actividad aprendimos electricidad: qué es un circuito, cómo llega la electricidad a nuestra casa, cómo podemos hacer que una luz se encienda, etc. Para comenzar a practicar, utilizamos ¡tinta conductora! Sí, sí, tenemos una especie de rotuladores, que nos permiten crear circuitos ¡donde queramos y como queramos! simplemente pintando correctamente y conectando los elementos necesarios. ¡Cómo si creáramos cables!

Para familiarizarnos con la tinta, aprendimos cómo hacer un circuito con una pila y un LED, y después añadimos un switch, para que la luz se encendiera únicamente al presionarlo, ahorrando así energía y controlando cuándo queríamos que hubiese luz y cuando no. (Si alguna de estas cosas no sabéis qué es, preguntarles a los peques, que os lo explicarán a la perfección). Mirad que forma más chula de aprender a construir este circuito:

Una vez bien aprendido el funcionamiento y montaje del circuito de pila, LED y switch, fuimos un poco más allá. ¡El siguiente objetivo era llevar la electricidad a nuestra ciudad! Para conseguirlo, tuvimos que aprender a conectar múltiples elementos en serie, y de mano de la creatividad, dibujar los circuitos en nuestras casas, para que fuesen funcionales a la vez que decorativos. 

Así aprendimos cómo conectar varias luces:

Después con un lápiz y una goma, íbamos diseñando nuestros circuitos:

Y aquí el resultado del experimento, que íbamos puliendo poco a poco. Hasta que la tinta no está bien seca, no conduce la electricidad, y no fue nada fácil comprobar que todo estaba bien:

FOTOS IMPOSIBLES con Photoshop

Terminada con todo detalle nuestra pequeña ciudad, cambiamos por completo de actividad, pero siguiendo con tecnología y creatividad, por supuesto. 

El cuarto día de campus lo dedicamos a inspirarnos viendo en Internet imágenes imposibles creadas con Photoshop (y con mucha imaginación). Vimos ejemplos de perspectivas alteradas, realidades imposibles, tamaños de objetos intercambiados, y muchas cosas más que podemos realizar nosotros mismos con la herramienta de retoque de imágenes por excelencia. A partir de ahí, teníamos que crear nuestra propia imagen imposible jugando con múltiples fotografías y aprendiendo a utilizar capas y herramientas para modificar tamaños y perspectivas en el programa. ¡Lo rápido que aprenden los peques este tipo de cosas siempre nos sorprende! Capas, máscaras, trazos, textos, efectos y ajustes además de buscar en Internet, descargar, guardar, crear carpetas, abrir archivos, renombrarlos... En poco tiempo, aprendemos a utilizar Photoshop y el sistema operativo para que en el futuro podamos realizar lo que se nos ocurra sin más limitaciones que nuestra imaginación.

Primero planificamos con lápiz y papel qué queremos hacer. Aquí el ejemplo de Nico y Hugo:

Nos tomamos las fotografías necesarias para aparecer en nuestra creación y las recortamos para extraer el fondo de cada una de ellas:

Buscamos en Internet, descargamos, guardamos, unimos y retocamos, todas las imágenes necesarias para completar la foto imposible que teníamos en mente:

Y así quedaron nuestras fotos imposibles. ¡Un resultado increíble!

Después de la fotos imposibles, teníamos guardada una sorpresa que los peques descubrirían a la mañana siguiente. Tras terminar cada foto, nos encargamos de transferirla a una mochila, para que cada uno se llevase de recuerdo del campus su mochila personalizada con su propia creación. ¡Quedaron chulísimas y les encantaron! En otra ocasión, haremos con ellos el proceso, para que aprendan como invertir la imagen, imprimirla y transferirla a cualquier textil, pero como siempre... ¡nos falta tiempo!

ELECTRÓNICA: Construcción de un telégrafo con Arduino

Para el último día de esta edición de Campus, teníamos preparada una actividad que no podía faltar: un juego con  "Mi primer kit de robótica" de BQ (que tenemos a vuestra disposición por si queréis seguir aprendiendo en casa). El lema de este kit es "Lo que se ve se recuerda, lo que se hace se aprende" y ¡no podemos estar más de acuerdo!

La actividad elegida ya la habíamos hecho en otra ocasión, pero es que ¡es muy divertida! Se trata de diseñar en dos equipos una isla desierta con todos los elementos y personajes que cada equipo quiera, para después construir un telégrafo electrónico y poder comunicarnos de isla a isla mediante ¡código morse!

Diseñamos nuestra isla desierta:

Conocemos los elementos electrónicos que necesitamos para montar nuestro telégrafo y saber como conectarlos (siempre nos falta tiempo para profundizar en la programación, ¡tendremos que hacer un campus solo para aprender a hacerlo!):

Montamos entre todos el telégrafo y comprobamos que funcione correctamente:

Aprendemos como utilizar este código internacional tan peculiar y tan útil (sobretodo en altamar) y formamos nuestros mensajes cifrados para enviar a los compañeros:

Por último, tenemos que descifrar los mensajes del equipo contrario para averiguar que nos están diciendo:

 

Una semana de campus nos cunde mucho, y aunque siempre nos falta tiempo para profundizar en algunos conceptos, aprovechamos los pocos minutos que nos quedan entre actividades para jugar. ¡Y también hacemos un mini recreo en el jardín, no penséis que todo es trabajar!

Esta semana hemos descubierto Incredibox, una aplicación online en la que poder crear nuestra propia música, que nos ha encantado. ¡Hasta hemos bailado al ritmo de nuestras creaciones musicales!

También hemos jugado al Memory, un juego tradicional que ayuda a la memoria visual:

Y por supuesto, al principio del campus nos presentamos y aquí os dejamos una captura de la pizarra para que veáis lo que más nos gusta, lo que menos y lo que nos gustaría ser de mayores, por si no lo sabíais:

 

Con todo esto, nos despedimos hasta la próxima semana. Os recordamos las fechas:

- Del 8 al 12 de Agosto: de 7 a 9 años

- Del 22 al 26 de Agosto: de 10 a 12 años

Para inscribiros solo tenéis que rellenar este formulario (plazo máximo hasta el viernes anterior a la semana de asistencia) o ponerte en contacto con nosotros en info@crearium.es, en el 974567210 o directamente en nuestro espacio (Barón de Eroles, 38 de Monzón).

¡Gracias a todos de parte de todo el equipo y hasta la próxima!

SÍGUENOS:

Dale Me Gusta a nuestra página de Facebook de Crearium Kids y podrás seguir todas nuestras actividades en directo.